Inicio Conflictos internacionales
Categoria :

Conflictos internacionales

El Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB) asegura haber resuelto en menos de 48 horas el asesinato de Daria Dugina, la hija del filósofo ultranacionalista Alexander Dugin, que falleció este sábado cuando una bomba adosada a los bajos del coche que conducía explotó cerca de Bolshie Viaziomy, a unos 40 kilómetros de Moscú. “El crimen fue planificado y cometido por los servicios especiales ucranios”, ha asegurado el espionaje ruso a través de un comunicado en el que incluso ha puesto nombres y apellidos a la supuesta autora —una ciudadana ucrania, según el FSB—, de un atentado que sucedió en un lugar en el que las cámaras instaladas por doquier en toda Rusia habían dejado de funcionar días antes. La acusación amenaza con elevar aún más la tensión entre Moscú y Kiev, dos días antes del 24 de agosto, cuando se cumplirán seis meses de la invasión rusa de Ucrania y en un momento en el que el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, advierte de que Rusia prepara una ofensiva para esa fecha.

Seguir leyendo

0 comentario
0 FacebookTwitterPinterestEmail

Vadim fue sacerdote protestante en algún momento de su original vida. Ahora se entusiasma cuando habla de esos pequeños aparatos con los que dan caza a los soldados rusos. Desde un café a orillas del río Dniéper, en Kiev, la capital ucrania, muestra con los ojos como platos y una sonrisa de cierto orgullo imágenes grabadas por un dron en el momento en el que deja caer varios proyectiles sobre un objetivo en el frente de guerra en Ucrania. “Esas bombas pueden costar de 30 a 100 dólares, mientras que los misiles de las lanzaderas estadounidense Himars, unos 50.000″. O más. Una exageración consciente para mostrar la utilidad de lo que hace. Vadim, de 47 años, que prefiere no revelar su apellido ―”estamos monitoreados por los servicios especiales rusos”, explica―, es el ingeniero jefe de Aerorozvidka (Reconocimiento aéreo), un proyecto puesto en marcha hace ocho años por civiles para cooperar con el ejército con lo que tenían, sobre todo conocimientos técnicos, en la lucha frente a Rusia. “Así combatimos la idea de que solo los grandes ganan las guerras”, afirma Vadim. En la hoja de servicios de los drones de Aerorozvidka estará para siempre su labor en la contraofensiva para frenar un convoy ruso kilométrico que en marzo se acercaba hacia Kiev desde el norte.

Seguir leyendo

0 comentario
0 FacebookTwitterPinterestEmail

EL PAÍS ofrece de forma gratuita la última hora del conflicto en Ucrania como servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete.

Seguir leyendo

0 comentario
0 FacebookTwitterPinterestEmail